Los impuestos suben un 25% el precio final de la vivienda